Ambiente preparado

Ambiente preparado Ambiente preparado y

Ambiente preparado Ambiente preparado y

Ambiente preparado Ambiente preparado y

Ambiente preparado Ambiente preparado y

Ambiente preparado Ambiente preparado y
Ambiente preparado Ambiente preparado y

inicio

nosotros

productos

estanteria_y_organizacion

sillas_mesas_y_torres

juguetes_sensoriales

movimiento_libre

blog

contacto

 

Ambiente preparado y seguro para los pekes María Montessori, al igual que otros importantes personajes y metodologías defensoras de la educación y crianza respetuosa*; busca educar a los niñ@s respetando sus derechos, entregándoles libertad para aprender y, lo que es más importante, siguiendo su propio ritmo. Hoy, cada vez hay más jardines infantiles y colegios que siguen esta metodología en la enseñanza, pero ¿sabían que también hay formas de aplicar las enseñanzas Montessori en la ambientación del espacio para los niñ@s en casa?. El objetivo es que el entorno se pueda adaptar al niñ@, y no al revés. Así, se crean espacios donde los niñ@s se pueden mover con libertad, potenciando su desarrollo integral, tanto a nivel físico, como cognitivo. Veamos cómo ponerlo en práctica. EL ESPACIO: Un dormitorio de diseño limpio y sencillo es la clave. El espacio se tiene que aprovechar al máximo para que el/la niñ@ se pueda mover, sin sobre estimularlo con cientos de juguetes ni muebles. Lo importante es que quede lugar suficiente para que pueda jugar libremente. LA CAMA AL RAS DEL SUELO: Un tema importante en esta filosofía es la autonomía de los niñ@s. Por eso, que la cama esté a ras de suelo, o en una plataforma de baja altura, es perfecto, porque les permite poder subir y bajar sin necesitar la ayuda de un adulto. TODO AL ALCANCE DE LA MANO: Siguiendo con la misma idea, todos los juguetes, libros y accesorios que el/la niñ@ pueda necesitar, deberían estar al alcance de su mano. Para eso, es ideal usar algunos estantes o repisas bajos, donde se puedan guardar las cosas en las cuales el/la niñ@ tenga interés en esa etapa de su vida. UN ESPEJO: Este es un elemento típico en las ambientaciones que siguen la filosofía Montessori: un espejo donde el/la niñ@ se pueda mirar. Lo más fácil es usar un típico espejo de cuerpo entero, pero que se instala de forma horizontal, a la altura del suelo. Permite al bebé auto conocerse como ser individual distinto al de su mamá. Estimula el movimiento del bebé (el bebé puede ver el reflejo del ambiente y a nosotros en todo momento, nos ve movernos y el ver los suyos le sirve como guía). Fomenta el sentido de lateralidad. CADA COSA EN SU LUGAR: El tener un lugar establecido para cada una de sus cosas, también es un elemento fundamental. Les transmite estabilidad, y les enseña la importancia del orden. Si quieres que todo se vea más ordenado, los canastos livianos siempre son bienvenidos. ¿Qué les parecen estas ideas? ¿Se animan a darle un toque Montessori a los espacios de sus hijos? Acá encontrarán algunas propuestas para empezar. *Personajes como Emmi Pikler, Loris Malaguzzi, Rudolf Steiner entre otros fueron creadores de las metologías Pikler, Reggio Emilia y Waldorf, las cuales son igual de inspiradoras en cuanto a educación y crianza respetuosa. MÓVILES: diseñados de acuerdo a la capacidad visual que va alcanzando el bebé paulativamente ya que nacen con una visión borrosa que se va afinando conforme pasan los meses. Al nacer, los bebés su campo de visión se sitúa a 20-30 cm. Por defecto, ellos pueden seguir el movimiento de cualquier objeto situado en este campo, centrando su mirada en los objetos y siguiendo con el ojo su movimiento desarrollando en el bebé la capacidad de explorar visualmente el mundo. Por lo tanto el objetivo principal de los móviles es favorecer el desarrollo de la vista; la capacidad de enfocar objetos en movimiento y seguirlos con la mirada, la percepción de los colores y la profundidad.